emailfacebook@La_izqFuenla

Valoración de las Elecciones Generales del 26J

Los resultados electorales mantienen corregido la fragmentación que surgió del 20D, sin mayoría absoluta para ninguna formación y aún con dificultades para la configuración de mayorías de gobierno claras y con posibilidades de configurarse mayorías de bloqueo como en la legislatura anterior.
resultados 26j
Leve corrección del fuerte retroceso sufrido por el bipartidismo en 2015 al obtener 222 diputados y diputadas (9 más) y un 63,5% del conjunto del Congreso. Así mismo 173 senadores (2 más) un 82% del total electo en el Senado.

Reforzamiento del PP que con 137 escaños está en mejor posición para articular una propuesta de gobierno y aleja la propuesta de cambio político en la legislatura.

El PSOE mantiene la segunda fuerza política y la primera en el ámbito de la izquierda con una posición más debilitada al haber fracasado en la legislatura anterior, la única alternativa posible excluyendo a los independentistas capaces de quitar al PP.

No obstante sigue estando en sus manos la centralidad parlamentaria y la posibilidad o no de bloqueo.

Pérdida de apoyos a las nuevas formaciones políticas y sus alianzas que en conjunto pierden 1.479.760 votos y 8 diputados, y por tanto tendrán un papel menos relevante en la construcción de alternativas parlamentarias.

Fracaso de la coalición Podemos-IU en la pérdida de casi 1.100.000 votos, no crece institucionalmente, no adelanta al PSOE y su bloqueo ha tenido como consecuencia un reforzamiento del PP. Este batacazo trae consigo una pérdida de peso parlamentaria, ya que no hay alternativa real con alguna posibilidad al Gobierno del PP donde esté Podemos. No nos corresponde a nosotros analizar las causas, pero una parte muy importante y quizá mayoritaria de la base social y electoral de IU no ha seguido a Garzón en su acuerdo con Podemos.

Todo apunta, si obviamos la campaña mediática y demoscópica sobre el “sorpasso” y nos retrotraemos a la etapa anterior a que el acuerdo con IU sólo ha servido para parar la hemorragia de votos que perdía Podemos y evitar un batacazo superior.

Este retroceso generalizado de votos alcanza a las confluencias de manera homogénea, aunque en la Comunidad Valenciana y Cataluña mantienen el número de escaños y son segunda y primera fuerza política respectivamente. Peor es el resultado de En Marea que pierde más de 66.000 votos, un diputado y un senador y pasa de segunda a tercera fuerza política al ser superada por el PSOE. El ruido y las diferencias internas (Beiras/Yolanda Díaz) así como “el derecho a decidir” han podido influir de una manera clara en el electorado, máxime cuando la opción independentista que de manera nítida lo propugnaba históricamente, el BNG, prácticamente desaparece.

Pérdida de votos del independentismo catalán, aunque mantiene el mismo número de escaños. Sobre el 20D pierden 57.905 votos y sobre las Elecciones de 2011, 165.900 votos menos.

Sigue la pérdida de votos de las opciones nacionalistas. En Euskadi cerca de 75.000 votos entre el PNV (39.000 votos) y EH-Bildu (35.033 votos). En Euskadi es relevante que el PNV pierde su condición de primera fuerza política.

En términos de modelo de Estado se consolida el federalismo frente a los independentistas como ya sucedió el 20D.

Por bloques ideológicos la derecha obtiene 11.444.043 votos y 183 escaños, que son 258.936 votos más y 5 escaños más en el Congreso, frente 10.929.239 votos y 167 escaños, frente a 12.385.883 votos y 172 escaños en el 20D, es decir la izquierda pierde 5 escaños y 1.456.644 votos. Por tanto en términos de bloques los trasvases han sido importantes.

A día de hoy no existe alternativa progresista al bloque neoliberal que ha gobernado. La confrontación ya no se da en el bipartidismo pero tampoco en el campo de la vieja política contra la nueva política. De hecho, la nueva política ha sufrido ya dos “revolcones”. El problema no es entre lo viejo y lo nuevo como defienden Podemos y Ciudadanos: la vieja política tiene 222 diputados.

¿En dónde se da el conflicto? Se da en una derecha fracturada pero que es institucional y constitucional en lo que no están fracturados. Cs y PP tienen claras sus políticas fiscales y de modelo de estado. Frente a una izquierda fracturada y fragmentada, que tiene elementos constitucionales, rupturistas, independentistas, nacionalistas, federalistas, transversales y populistas. No puede ser una alternativa a la derecha. Una izquierda acomplejada que no tiene liderazgo como PSOE que se mueve entre sentido de Estado y la disputa de Podemos. Una IU disuelta en el populismo. Y un Podemos que se mueve entre reformismo radical, nacionalismo del sistema, entre movimientos reivindicativos e institucionales.

Desde nuestra formación creemos que tenemos que postular por la formación de un bloque de izquierdas, en el que estemos, pero en el que no tengamos que entrar en ningún sitio, que podamos seguir siendo lo que somos, pero dentro de un bloque de programa de cambio pero que sea plural, diverso y de izquierdas.

13/07/2016

Theme by Danetsoft and Danang Probo Sayekti inspired by Maksimer