emailfacebook@La_izqFuenla

Presentadas alegaciones a la Ley de Área Única

“La falsa libertad de elección que defiende Aguirre y que sólo responde a criterios económicos”

Los médicos podrán elegir si quieren a un paciente en función de la enfermedad que tenga y también le podrán rechazar al considerar que su tratamiento es menos rentable que otros. El nuevo modelo se contradice con la idea de la presidenta de crear hospitales más próximos al lugar de residencia. Ahora defiende que el ciudadano elija cualquier hospital de la región.

IU-CM ha presentado sus alegaciones a la Ley de Área Única y Libre Elección de Médico del Gobierno de Esperanza Aguirre que, lo único que pretende, es reorganizar el sistema sanitario contraviniendo lo establecido en la ley y estableciendo unos criterios económicos (más pacientes, más dinero) contrarios a los criterios de igualdad y universalidad de la prestación de los servicios.

La secretaria de Sanidad de IU-CM, Teresa Fernández, ha desgranado todas las contradicciones en las que incurre Aguirre al aprobar esta ley y ha insistido en la necesidad de recordar a los madrileños que, con esta nueva ley, cabe la posibilidad de que un médico acepte un paciente o no en virtud de criterios de rentabilidad económica, y no de las necesidad reales del afectado.

“La presidenta quiere introducir elementos de competitividad en la sanidad, basándose en incentivos económicos, de forma que se establece un sistema de competencia entre los hospitales para captar clientes, se divide a los pacientes entre rentables y no rentables y se pasa de una asistencia sanitaria de calidad a un sistema donde priman los beneficios económicos”, puntualizó Fernández.
La nueva ley hace que la planificación de los profesionales y de los centros de salud, así como las labores de prevención, de trabajo de la salud, dejen de tener sentido, pues se favorece la acumulación de tarjetas sanitarias en determinados médicos y centros de salud en detrimento de otros centros a los que les faltarán recursos y profesionales.

Fernández destacó que la libre elección de médico es un derecho limitado, puesto que se van a establecer cupos de atención así como criterios de discrecionalidad en la atención especializada. “La libertad de elección se va a traducir en una lucha empresarial por los pacientes rentables y un rechazo de aquellos que no son rentables”, apostilló.

En este sentido, también incidió en que Aguirre también vulnera los derechos de los profesionales puesto que la ley obliga a una renegociación del número máximo de pacientes que debe asumir cada médico, “pero no cuenta con ellos para la negociación”. Además, se les aplicará la movilidad forzosa dentro del área única vulnerando el derecho adquirido al obtener una plaza por oposición.
Y además, según dijo Fernández, el nuevo sistema implica cambios en el modelo retributivo , pues se hace depender el salario de la consecución de unos objetivos, con lo que se puede incurrir en verdaderos problemas éticos (el profesional recibe más dinero si deriva menos pacientes a la atención especializada, reduce las bajas o ahorra en farmacia y pruebas diagnósticas”.
La secretaria de Sanidad ahondó también en las contracciones de la presidenta regional y puso como ejemplo que, al principio defendió el principio de proximidad con la construcción de ocho nuevos hospitales y ahora, defiende un área única donde los pacientes puedan acudir a cualquier centro de la región con independencia de la proximidad a su domicilio.

“Si ponemos como ejemplo el caso de Valdemoro, cuya financiación depende del número de personas asignadas, usen o no este centro, y sucede que un vecino de este municipio va al hospital 12 de octubre, ¿este centro debería facturar también la asistencia al de Valdemoro?. Estas y otras muchas cuestiones son las que tienen que explicar desde la Consejería de Sanidad”, insistió Fernández.

LA LIBERTAD DE ELECCIÓN YA ESTA REGULADA

Asimismo, ha recordado que la libre elección de médico ya está regulada en el Real Decreto 1575/93 y la de atención especializada en el Real Decreto 8/1996. “Resulta paradójico que, cuando desde 1993 está establecida la libre elección de médico de cabecera, precisamente en la Comunidad de Madrid es donde más rígida ha sido la delimitación de áreas para la elección de médico”, añadió.

Fernández ha precisado que otra de las contradicciones es que en el año 2006 la Consejería de Sanidad propuso un aumento de las áreas sanitarias, pasando de las 11 actuales a 15, y ahora se apuesta por un área única de 6,3 millones de personas cuando la ley establece que cada área no debe sobrepasar los 250.000 habitantes para evitar la saturación y garantizar la calidad del servicio.
“El Área Única y la Libre Elección son los instrumentos para desestructurar definitivamente el sistema sanitario público, reducir al mínimo el derecho de los trabajadores y traspasar, aún más, al sector privado recursos públicos mediante la derivación de los pacientes, procesos y técnicas que les sean rentables”, concluyó.

29/03/2010

Theme by Danetsoft and Danang Probo Sayekti inspired by Maksimer